VIVIENDAS DE EMERGENCIA



Cuando se habla de viviendas de emergencia lo primero que se nos viene a la mente es la consecuencia de una catástrofe natural. Pero si vamos más allá de eso, nos encontramos con las familias involucradas, las que sus casas se ven afectadas por algún incendio, terremoto o cualquier situación que significa una destrucción de sus hogares. Estas se ven obligadas a dejar sus viviendas por el peligro que les presenta permanecer en sus hogares o por lo “inhabitable” que estas quedaron después de la catástrofe, y permanecer durante un tiempoen una vivienda de emergencia, siendo solo una solución transitoria mientras se construye su nueva vivienda.
La pregunta es, ¿Qué pasa con las familias que todo el tiempo viven en hogares en los cuales al primer temblor se desmoronan?, ¿Que pasa con las familias que viven en un hogar “inhabitable”? , ¿Acaso ellas no tienen el derecho de tener una vivienda de emergencia?, ¿Acaso ellas no tienen el derecho de tener su vivienda definitiva? No sólo los terremotos o incendios producen emergencias. Si no que también la pobreza es una emergencia, y peor aún, ¡permanente!
¿O es que lamentablemente estamos tan acostumbrados a ver esta catástrofe que es la precariedad de las viviendas que ya no la tomamos como una emergencia?
Cuando ocurren terremotos todo Chile se une, se pone en campaña para ayudar a nuestros compatriotas en apuros, pero cuando se trata de algo como la precariedad de las viviendas de nuestros “tíos”, los que nos abren sus puertas dejándonos formar parte de su vida, solo unos pocos acuden en su ayuda. ¿Un mal de chile? ¿Un mal de toda la sociedad? Da lo mismo, el punto que es hay que tomar las riendas en el asunto e intervenir con fuerza en todos nuestros amigos, vecinos y cercanos, y hacer escuchar el grito de auxilio que dan día a día nuestros “tíos”. Lograr hacer ver que existen personas que han sufrido por años una de las peores catástrofes, que es la injusticia social, es algo por lo cual tenemos que luchar, si nuestra sociedad no ve eso, entonces estamos fallando con todo nuestro trabajo.
Nuestra meta como fundación es llegar al bicentenario sin la miseria de los campamentos. Como en todo proceso hay que dar el primer paso y este comienza con la construcción de las viviendas de emergencia.
Es así como comenzamos todos y trabajamos duro para ello dejando atrás las comodidades de nuestros hogares para aportar con nuestra cuota durante las construcciones de invierno, verano o cualquier otra oportunidad para ayudar en la construcción de las viviendas de emergencia. Sin importar el hambre, las noches de mal sueño, terminar todos sucios, soportando el frío, calor etc. Finalmente sentimos que hemos ayudado y muchas veces creemos que esto es suficiente por el año, sin darnos cuenta que todavía hay mucho por hacer.
Debemos recordar que las construcciones masivas son sólo un paso, porque no tenemos que olvidar nuestro norte, que son las viviendas definitivas para nuestros pares, y para llegar a eso existen muchas tareas en donde no todos se atreven a tomar este desafío porque implica un compromiso, y fuerte!! . En la mayoría de los casos son nuestros deberes como los estudios, amigos y familia que no nos permiten tomar esa responsabilidad, entonces ¿A quien se la dejamos?, esa es la pregunta más fácil y más cobarde. ¿Tienes tu la respuesta?

Nicolás Yañez Barrientos
Estudiante de Ing. en Construcción.

2 comentarios:

  Miguel Angel Rojas

martes, agosto 07, 2007 11:22:00 p.m.

creo que a la tasa de "reproduccion" de la sociedad, sobre todo de la parte economicamente precaria de esta, no seran suficientes los universitarios de chile para construir suficientes mediaguas.

seria interesante que pensando (bueno, mas alla del 2010), se trabajase de manera prioritaria en educacion sexual y politicas reproductivas.

el dinero es algo que domina el mundo, pero la pobreza es algo que esta "fuera del mundo" en muchos aspectos...... entiendo que a las familias, para postular, se les pidio dinero, junto con otros requisitos...... creo que los requisitos deberian ir mas por el lado "de caracteristicas" que el lado del dinero.

por ejemplo, generar una politica que permita que las familias que hayan participado de planes de planificacion familiar, y tengan a lo mas X1 cantidad de hijos en X2 cantidad de tiempo, puedan optar al beneficio de una subvencion para obtener beneficios como mediaguas, ampliaciones, etc.

Saludos !

  Patto

jueves, agosto 16, 2007 2:22:00 a.m.

Si se piensa mas alla del 2010, creo que eso obvio pensar en educación pero no considero para nada bueno limitar el numero de hijos o como tu lo llamas educacion sexual(La sociedad Chilena va en derecimiento), Y creo que es más que evidente que si se pagaran sueldos justos y existiera una educacion que ofreciera oportunidades para la mayoria lograria ser un pais mas justo.Con respecto a lo que enfatisa quien escribe el texto, esta claro que si en serio se quiere colaborar se deve hacer mucho mas que una media agua(intervención en campamentos) y siempre puede haber un tiempo.
Weno eso no mas creo , saludos a la gente de techos