Aún queda un camino que recorrer


Las construcciones de verano, ya son parte de un grato recuerdo grabado a fuego en los corazones de todos los voluntarios que acudieron al llamado de UTPCH. Cada uno guardará lo más importante y no olvidará nunca la experiencia de estar cara a cara con la pobreza.

Atrás quedan las comunidades, los jefes, formación y las noches de juegos, los momentos de reflexión y el compartir como escuela.

Pero de seguro, lo que si quedará en nuestra memoria, son las familias a quienes les construimos, los niños y toda aquella persona amable que nos ayudó a que las construcciones fueran mucho más llevaderas.

Ahora, la tarea no es fácil. Muchos son los que se contentan con ayudar sólo cuando tienen tiempo, pero lamentablemente "Un Techo para Chile", no existe solo en el verano, está presente y activo los 365 días del año, para que más personas de nuestra región salgan del austero mundo de la pobreza mejorando su calidad de vida.

Una mano…una sonrisa… puede cambiar el mundo de las familias que viven en campamentos. Pero si no hubiese nadie que se las brinde, UTPCH durante el año seria sólo una fundación sin acción.

Es cierto que la vida del estudiante es difícil, ya que las obligaciones nos consumen.

Nuestro tiempo se hace poco al dividirlo en tantas cosas; universidad, trabajos, amigos, pololo(a), etc y sumarle más responsabilidades nos parece ilógico.

Pero no imaginas lo feliz que podrías ser, al trabajar en un campamento los fines de semana, y no imaginas cuan feliz queda una comunidad entera con el apoyo que tú puedes entregarles.

Tú decides…


1 comentarios:

  Andrecko

jueves, enero 31, 2008 10:02:00 p.m.

Hola,:), soy Andrés de Bolivia,
y la verdad me parece algo muy lindo lo que hacen.
Ayudar a los demas es lo mas importante ya que todos somos hermanos e hijos de Dios.
Muchas felicidades!!, sigan asi!!
Espero que visiten mi blog y me cuenten como ayudan. :)
adiós